In Wealth Management

En Catalunya la ley que los regula es la Ley 5/2015, de 13 de mayo, de modificación del Libro Quinto del Código Civil de Cataluña, relativo a los Derechos Reales (DOGC n.º 6875, de 20 de mayo de 2015).

En ella se ofrecen dos vías: la inclusión en los estatutos de la comunidad, votando en junta general, y el ejercicio de la llamada “acción de cesación”.

Los pasos que debe seguir la Comunidad de Propietarios para cambiar los estatutos son:

  1. En primer lugar, se tiene que hacer un estudio de los Estatutos a modificar y de la nueva cláusula a incluir.
  2. Convocar la Junta de Propietarios Extraordinaria incluyendo en el orden del día la modificación de los Estatutos de la Comunidad prohibiendo instalar pisos de uso turístico en el edificio.
  3. En la Junta de Propietarios se debatirá el cambio de los Estatutos, posteriormente se votará el punto del orden de día al respecto. Se requiere la unanimidad de los copropietarios (4/5 de los votos). Artículo 553-26, apartado 2.a).
  4. Después se tiene que enviar copia del Acta de la Junta General a todos los copropietarios, con el resultado de la votación y si hay votos desfavorables se indica el nombre de los copropietarios que votaron en contra. Los votos de los copropietarios ausentes a la reunión se computarán a favor de lo votado por la mayoría salvo que manifiesten sus discrepancias en un plazo máximo de 30 días desde la comunicación del acuerdo.
  5. Si el acuerdo es favorable por el voto de la totalidad de los propietarios y no hay oposición por parte de los copropietarios ausentes, después de transcurridos 30 días de la comunicación del acta, se podrá inscribir en el Registro de la Propiedad la modificación de los Estatutos incluyendo la nueva cláusula.

En el caso de querer ejercitar la segunda vía para evitar la actividad de los pisos turísticos, es la llamada “acción de cesación”, su finalidad es que se deje de desarrollar dicha actividad. Viene regulada por el Artículo 553-40 del Libro Quinto del Código Civil.

Este artículo en sus tres apartados regula las prohibiciones y restricciones de uso de los elementos privativos y comunes. Los propietarios y sus ocupantes no pueden realizar en los elementos privativos, ni en el resto del inmueble, ningún tipo de actividad molesta y contraria a la convivencia normal de la comunidad (producción de ruidos, fiestas nocturnas, mal uso del ascensor, vandalismo, suciedad).

Si en la comunidad ya se está desarrollando la actividad, lo que se tiene que hacer es un requerimiento por parte del presidente de la comunidad a quien realiza la actividad para que cese en ella. En el caso de que no se produzca el cese, a la comunidad solo le queda la vía judicial mediante la interposición de la correspondiente demanda de juicio ordinario. Una vez admitida a trámite la demanda, la comunidad puede pedir el cese de la actividad como medida cautelar. Será después el juez que dictamine si adopta o no la medida. Posteriormente la sentencia debe pronunciarse sobre si la actividad que se desarrolla en el piso turístico es, o no, ilegal, y si quien lo explota deba indemnizar a la comunidad. En el caso de que quien desarrolle la actividad no sea el propietario sino el arrendatario, la sentencia puede declarar extinguido el acuerdo y por consiguiente da lugar a su desahucio.

Juan Carlos Díez
Administrador de Fincas Departamento de Wealth Management

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contacte

Podeu enviar-nos un correu electrònic i us contestarem, tan aviat com sigui possible.